Maria Jose Muñoz · Ortodoncista
 
Nº Colegiado 1698 
Información sobre ortodoncia | Currículum | Preguntas frecuentes | Servicios | Galeria fotográfica | Urgencias en ortodoncia | Enlaces

Información sobre ortodoncia


  

¿Quién es el ortodoncista?

El ortodoncista es un profesional cualificado, bien médico estomatólogo u odontólogo, que ha recibido una formación específica en ortodoncia, que es el arte de alinear los dientes y de conseguir una oclusión armónica.


¿A qué edad es recomendable acudir por primera vez al ortodoncista?

Recomendamos una primera valoración en torno a los seis o siete años , precisamente cuando empiezan a salir los primeros dientes definitivos. Sin embargo, en niños que padezcan un hábito como chuparse el dedo o el chupete, es recomendable acudir antes para poder combatir cuanto antes dicho hábito.


Los tratamientos de ortodoncia tienen fama de ser caros, largos y molestos. ¿Qué hay de cierto en esto?

Actualmente los aparatos de ortodoncia han evolucionado mucho y los tratamientos se pueden hacer en tiempos mucho más reducidos y con sistemas más ligeros que hace unos años. Por otro lado, al ser tratamientos cuyo coste se puede ir abonando a lo largo de varios meses, el pago de los mismos es mucho más cómodo y negociable que aquellos tratamientos que deben ser abonados en cuanto se ejecutan.


¿Son definitivos los resultados de la ortodoncia?

Algo que siempre explico a mis pacientes es que tan importante como un buen tratamiento es un buen mantenimiento. Pensemos que la boca es parte de un organismo vivo y en evolución , por lo que los resultados ortodóncicos están también sometidos a las posibles tendencias del crecimiento y del envejecimiento de esos tejidos. Por ello, es fundamental el uso de ciertos sistemas sencillos de retención y la supervisión por el profesional al menos una vez al año, revisión que también permite la detección de otras posibles alteraciones como caries, cuyo diagnóstico precoz facilita su tratamiento.


¿Cuáles son las nuevas tendencias en la ortodoncia?

Existen multitud de diseños en aparatos . Básicamente, lo principal no es el aparato en sí sino un diagnóstico correcto y saber qué objetivo queremos conseguir y , en virtud de ello, hacer una hoja de ruta del proceso que hemos diseñado para ese paciente. El ortodoncista no debe vender aparatos sino tratamientos y resultados, por mucho que las campañas comerciales se empeñen en marear a los posibles pacientes con “lo último y mejor” en el mercado. Es algo que quisiera dejar claro : lo principal no es el aparato usado , ni el sistema ni la marca, sino la pericia del ortodoncista o, como antes se decía, “las manos” de ese profesional, su experiencia en el manejo de las herramientas que utiliza.

Ahora bien, hecha esa aclaración, disponemos hoy en día de sistemas de brackets de baja fricción que permiten disminuir las fuerzas empleadas para desplazar los dientes, también disponemos de sistemas ocultos como la ortodoncia lingual o la ortodoncia de férulas transparentes removibles para aquellos pacientes que no quieren seguir los sitemas más convencionales. Sin embargo, debe ser el especialista el que asesore al paciente sobre las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos sistemas.

Otro campo que también ha abierto un panorama de muchas más posibilidades es el uso de microimplantes como sistema de anclaje para mover dientes, permitiendo realizar movimientos antes inimaginables con los aparatos tradicionales. De hecho, en algunos casos se ha podido evitar una cirugía de más envergadura gracias a la utilización de estos microtornillos .


¿Por qué este auge de los tratamientos dentales?

Bien, actualmente la sonrisa es algo así como nuestra tarjeta de presentación, en muchos trabajos en los que se requiere el contacto con el público se exige una buena apariencia facial. No es algo que esté involucrado simplemente con la estética : una boca cuidada es indicio de algo más, de un deseo por mejorar aquello que puede solucionarse con un pequeño esfuerzo por nuestra parte y que, por otro lado, repercutirá en una mejor salud oral.

No me gusta caer en el falso anuncio de sonrisa bella, sonrisa de felicidad. Todo esto es una falacia pero sí que le aseguro que el nivel de autoestima de muchos pacientes se encuentra incrementado cuando pueden lucir una sonrisa que no llame la atención, natural, sin necesidad de esconderla detrás de la mano cuando se ríen o se hacen una fotografía.

Hace poco, leyendo una oda de Fray Luis de león, éste decía con contundencia que unos malos dientes afeaban todo el rostro a pesar de que éste fuera hermoso. O sea, que la preocupación por la estética dental es algo que nos viene de antaño.


En la odontología hay una tendencia a los tratamientos por varios especialistas…

Efectivamente, se combina el trabajo de varios especialistas cuando así es necesario para conseguir la excelencia de los resultados. Es como construir un edificio : hay que tener bien los cimientos para poder después levantar los pilares . No se deben saltar etapas pues nos arriesgamos a simplemente “lavar la fachada”: antes de iniciar cualquier tratamiento de ortodoncia, hemos de estar seguros de haber eliminado las caries y los procesos inflamatorios de las encías.


La belleza y la salud van cogidas de la mano…

Sí, belleza, salud y función correcta . Armonía de la cara y de los tejidos que conforman esa cara. La ortodoncia se da la mano con otras especialidades como la cirugía maxilofacial para conseguir resultados mucho más efectivos en aquellos casos en que no sólo exista una malposición dentaria, sino también un crecimiento desproporcionado de los maxilares. También la ortodoncia puede ser esencial en el tratamiento de los dolores de la articulación de la mandíbula, pues ocurre que a menudo la malposición de una pieza dentaria puede forzar la mordida en una posición viciada que a la larga ocasiona un desgaste de la articulación y de sus ligamentos. Cuando el ortodoncista coloca correctamente los dientes, la mandíbula puede ocluir sin necesidad de desviarse y los dolores de la articulación desaparecen o mejoran ostensiblemente.

Otro tema muy interesante es el cuidado en el acabado de los casos : la ortodoncia es una ciencia pero también es un arte en donde debe reflejarse el gusto por los pequeños detalles. Terminar un caso perfilando los bordes desgastados de los dientes, reconstruyendo allí donde ha habido un desgaste excesivo o bien dando una forma adecuada a dientes de apariencia poco agraciada puede cambiar espectacularmente la apariencia estética del resultado y, por ende, el grado de satisfacción del paciente. No hay nada más gratificante en la consulta que escuchar al paciente decir que el tratamiento ha superado sus expectativas.

Aviso Legal